MonPlaneta
Presentan una nueva imagen de la primera supernova registrada de la historia

La Cámara de Energía Oscura (DECam) del Observatorio Interamericano de Cerro Tololo, en Chile, ha captado una nueva imagen de la que es la primera supernova de la historia que tenemos noticia que fue documentada. Concretamente, la supernova que a día de hoy conocemos como RCW 86 aparece registrada en 185 de nuestra era por observadores chinos, tal como recoge el ‘Libro del Han Tardío’.

En aquel momento, los cronistas explicaron que la explosión tenía «la medida de una estera de bambú» y que era «de varios colores, placientes y no». En nuestra época, los investigadores tenían sospechas para creer que aquella supernova, denominada SN 185, era la que dejó la estructura vestigial llamada RCW 86. Sin embargo, durante mucho de tiempo se pensaba que no podía ser porque, por el tipo de supernova a que se creía que correspondía, habría tardado 10.000 años a dejar unos restos como estas.

Dos grandes tipos de supernova

Hay dos grandes tipos de supernovas conocidos, según la masa de la estrella original. Si la estrella tiene una masa más de 10 golpes superior a la del Sol, colapsa tan violentamente que causa una explosión terrible, y las presiones y las temperaturas son tan altas que el carbono del núcleo se funde. Esto para el colapso del núcleo, temporalmente, y el proceso continúa con núcleos cada vez más pesados hasta que, cuando se acaba, solo queda un núcleo de hierro, que colapsa formando un agujero negro o una estrella de neutrones.

Una estrella binaria, con la enana blanca al fondo | Hubble ESA
Una estrella binaria, con la enana blanca al fondo | Hubble ESA

Si la estrella es de hasta ocho masas solares, en cambio se va enfriando hasta formar una enana blanca que, si forma parte de un sistema binario, puede absorber material de su compañera hasta que el núcleo llega a una temperatura bastante alta como porque se produzca la fusión del carbono. En este caso, se producen las supernovas más brillantes que se conocen y que tienen una luminosidad tan estable que los astrónomos las usan para calcular distancias cósmicas con una gran precisión.

Un misterio resuelto en 2006

Este es, parece, el caso de SN 185, tal como descubrieron la NASA y la Agencia Espacial Europea en un proyecto conjunto en 2006. Así pues, RCW 86 corresponde a los restos de la supernova que fue documentada por los chinos hace casi 2.000 años, especialmente teniendo en cuenta que a los restos hay grandes cantidades de hierro. Fue esta explosión, pues, la que creó esta estructura espectacular que, a día de hoy, todavía podemos observar gracias a telescopios como el DECam.

Més notícies

Nou comentari

Comparteix

Icona de pantalla completa