MonPlaneta
La absorción de CO₂, en peligro de colapsar en grandes zonas del mundo

La captura natural de carbono corre peligro de desestabilizarse en muchas regiones de nuestro planeta. Según un estudio internacional liderado por el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) y la Universidad de Antwerp (Bélgica) y publicado en la revista ‘Nature’, se podrían producir cambios abruptos con consecuencias imprevisibles. En la región mediterránea, por ejemplo, estos cambios podrían llevar los bosques a acabar convirtiéndose en matorrales.

La variación en el secuestro de carbono ha variado muchísimo

Dada la escala global de este estudio, escatir los mecanismos detrás de estos resultados resulta muy difícil. Para esta investigación, el equipo ha trabajado con los datos globales de producción neta de los ecosistemas el periodo 1981-2018 de dos modelos globales de inversión atmosférica (CAMS y CarboScope), y también con datos de producción neta de los ecosistemas de un conjunto de 12 modelos dinámicos de vegetación global (TRENDY).

| Sergi Munné-Bosch / UB / IRBio / INSA
| Sergi Munné-Bosch / UB / IRBio / INSA

El trabajo demuestra que en algunas zonas la diferencia entre el carbono capturado y liberado por los ecosistemas ha variado muchísimo durante los últimos años, con algunos con mucha productividad vegetal –mucho secuestro de CO₂– y otros con muy poca. Según los responsables del estudio, esto es un aviso que los ecosistemas podrían correr riesgo de desestabilizarse y entrar en una espiral que los llevara a sufrir cambios abruptos.

Algunos bosques mediterráneos pueden acontecer matorrales

El primer autor del estudio, el investigador del CREAF Marcos Fernández, pone un ejemplo muy próximo de que quiere decir esto: «a los ecosistemas mediterráneos podríamos ver bosques que pasan a ser matorrales, sin capacidad de devolver a la forma original de bosque”. Además, en estas zonas también se ha detectado otra señal preocupante, la ‘memoria’: cada valor está cada vez más relacionado con el anterior de forma que, si el secuestro de carbono decrece un año, el siguiente decrece todavía más.

En cuanto a las zonas que corren más riesgo, el estudio confirma que son las que tienen menos bosques, más cultivos, son más cálidas y han sufrido grandes aumentos de la variabilidad de la temperatura a causa del cambio climático, cosa que podría estar relacionada con el aumento de los episodios extremos como las olas de calor y de frío. Al mapa, estas regiones más amenazadas son la mediterránea, el este de la África Oriental, la cuesta oeste de Norteamérica y Central, India y Pakistán o el sudeste asiático.

El estudio patentiza que las regiones con más potencial de desestabilizarse los últimos años han sufrido reducciones en la capacidad de secuestrar carbono. Las zonas con menos variabilidad, en cambio, como la Amazonas o parte del centro y el norte de Europa, lo han aumentado. En el caso de la Amazonas, el profesor Josep Peñuelas comenta que «a pesar de que durante el periodo de estudio, de media, ha perdido carbono, cada vez pierde menos porque el sistema es ahora menos variable que antes».

Bosque de la demarcación de Girona | ACN
Bosque de la demarcación de Girona | ACN

Las zonas con biodiversidad intermedia capturan más carbono

En ecología se acostumbra a decir que los ecosistemas más biodiversos son más estables y productivos y, por lo tanto, tienen más capacidad de secuestrar carbono. En este trabajo se ha querido poner a prueba esto en todas las regiones estudiadas y se ha visto como las tasas más elevadas de captura de carbono son, de hecho, a regions con biodiversidad intermedia. A lugares donde la diversidad es muy elevada, como los trópicos, el secuestro de carbono es más bajo. Los investigadores creen que esto se debe a efectos de la biodiversidad en la descomposición de los ecosistemas, que podría compensar el efecto positivo sobre la fotosíntesis.

Lo también autor del estudio e investigador del CREAF, Jordi Sardans, apunta que «predecir el ciclo del carbono es clave en la lucha contra el cambio climático». Si bien no sabemos si estos cambios abruptos llevarán cambios al clima o en la capacidad de las plantas de secuestra carbono, la desestabilización de grandes regiones de la biosfera «hace las predicciones más difíciles»

Més notícies

Nou comentari

Comparteix

Icona de pantalla completa